domingo, septiembre 04, 2005

Compatibilidad dermatológica



Hay una idea que me seduce desde hace tiempo, saber cuál es el resorte que nos impulsa a sentirnos atraidos por ("con" y "hacia" valen) otras personas. Qué es esa mezcla de pasión y cariño a la que llamamos amor, yo, excéptico como soy, hablo, tan sólo, de química. Me refiero al sentimiento compartido, al uniteral no lo considero amor, sólo es un tipo de atracción fácil de confundir con otros sentimientos y motivada por circunstancias. Uno puede creer que ama a alguien por un sentido más estético que moral o social más que sincero. El hecho de no ser correspondido acrecenta la sensación de amor, pero uno debe amar al compatible, al complementario, al cómplice e incluso al contrario, como decía Machado. Eso no se da en el rechazo.

Sin embargo a veces ocurre que dos se encuentran y creen enamorarse, tan sólo por el roce de la piel o la complicidad de la mirada. De repente corre un escalofrío por la espalda de los aspirantes a amantes al tocarse las manos casi accidentalmente, en cambio saben que no tienen nada en común, que no pueden compartir pensamientos, aficiones ni sentido del humor (esto último es una señal de inteligencia compartida, a cualquier escala). Es un tipo de compatibilidad dermatológica. No creo que dure mucho.