domingo, marzo 01, 2009

El hipocondriaco



Estoy haciendo una serie sobre estados de ánimo que, a pesar de que pudiera parecer lo contrario, me está divirtiendo mucho. El primero que cuelgo es, en cierto modo, un autorretrato psicológico. Soy un hipocondriaco y procuro reírme de ello aunque, a veces, me resulta imposible (si pudiera reírme siempre, entonces, no sería hipocondriaco).

jueves, enero 22, 2009

La canción de Marina

video

Tenía unos acordes que me gustaban pero no encontraba un texto adecuado. Cuando mi hermana Marina me pidió que cantara algo en su boda no dudé en ponerme a escribir y la canción quedó terminada (aunque creo que huelgan comentarios, ésta trata de una pareja) . Al colgar el vídeo, hace un año, había dejado pendiente la historia de la canción, también quería haber puesto la letra, hoy es un buen día para hacerlo:

El álbum infinito

Te guardaré todos mis días
en nuestro álbum infinito,
te querré para siempre,
aunque no estés conmigo.

Reservaré cada día
para llenarlo contigo,
caminaremos despacio
y andando haremos camino.

Así a pesar de los años,
desafiando al olvido,
coleccionando pasados
y cultivando un destino,

...yo te querré toda mi vida
hasta mi último suspiro,
creceré en tu regazo,
crecerás en el mío.
Y te querré para siempre,
y andando haremos camino.

Lo que me da la gana


















Durante un mes, larguísimo, no cogí los pinceles. Acababa de terminar una serie y... sencillamente, me bloqueé. He decidido empezar otra vez (ya estoy acostumbrado a empezar, siempre se aprende algo). Quiero ser más honesto conmigo. Sólo voy a pintar lo que me dé la gana, sin esperar resultados, sin pensar en nadie, voy a divertirme, ni más, ni menos.

miércoles, enero 21, 2009

Los gusanos y las mariposas (una entrada antigua)















Mi escepticismo en materia religiosa desembocó, hace mucho tiempo, en ateísmo. Es cierto que en un principio había, también, una buena carga de rebeldía contra una educación demasiado estricta en esta materia, pero, con los años, fui madurando la idea de que era absurdo dar crédito a la teoría que, desde mi punto de vista, era la menos creíble, esto es, que al morir vamos a un lugar fantástico o que nos convertimos en otro ser, semejante o no, a lo que somos. Me parece evidente que el miedo a morir y desaparecer, sin más, tiene mucha culpa de que gran parte de la humanidad tenga ese pensamiento. Además, suelo creer en hechos probados.

En esa eterna conversación que mantengo con el hombre que siempre va conmigo me dio por contradecirme. Fue a raíz de conocer la historia de un hombre que, estando en coma en una sala de operaciones, pudo relatar con detalle lo sucedido durante su operación. Indicó a la enfermera dónde estaba la dentadura postiza que previamente le habían quitado para entubarle, decía que lo vio todo desde arriba puesto que había salido de su cuerpo. Es una de tantas historias, pero que me hizo pensar que del mismo modo que no creo en que haya un "más allá", por el hecho de desconocerlo, alguien podría emplear ese mismo argumento en mi contra.

Imaginé una conversación entre un gusano ateo y otro creyente. El ateo convencía al otro de que cuando se va a morir hay que resignarse a elaborar el nicho y que ese es el fin. La prueba es que el cada una de esas tumbas tiene su esqueleto. El creyente llamaba ignorante a su interlocutor, él está convencido de que al morir se ve una luz y, al abrirse camino hacia esa luz, uno sale transformado en una hermosa criatura alada, que vuela, que esta adornada por los más maravillosos colores que ningún gusano pueda imaginar. El gusano ateo se ríe, qué ingenuo eres, dice, criaturas aladas de colores, se burla, demuéstramelo. Qué cosas, gusanos que se preguntan a dónde vamos y de dónde venimos.

Sigo siendo un escéptico, pero también he descubierto la importancia que tiene creer en cosas, aún engañándose, cuando se cree en algo es más fácil conseguir un objetivo. A veces me gusta engañarme y creo que un número capicúa me va a dar suerte. A veces pienso como un gusano.

lunes, enero 19, 2009

Pereza














Junto a mi casa hay un bosque, apenas tengo que caminar 200 metros para adentrarme en él, pero me da pereza. Los -15 º C son un argumento de peso, pero no es excusa suficiente, tampoco el hecho de que a las tres de la tarde ya anochezca. Así que me escribo esta carta para recordarlo, no quiero que en el futuro me arrepienta de no haber paseado cada día, a pesar del frío.

miércoles, enero 14, 2009

Palíndromos

palíndromo.

(Del gr. πάλιν, de nuevo, y δρόμος, carrera).

1. m. Palabra o frase que se lee igual de izquierda a derecha, que de derecha a izquierda; p. ej., anilina; dábale arroz a la zorra el abad.



Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Alguna vez, viajando en autobús o queriendo matar el tiempo, he escrito mis propios palíndromos, aquí os dejo un par de ellos:
- Odio las eses al oído.
- La sed soñaba baños de sal.
- Ana se va, ave sana.
- Luz azul
- Amada dama.

martes, enero 13, 2009

Aquellas pequeñas cosas










Me gustaría que mis palabras de hoy fueran sencillas, porque adoro la sencillez y las pequeñas cosas que, sin embargo, son las que hacen que algo merezca la pena. Pero, mucho me temo que no tengo la capacidad de síntesis que deseo.
Decía Saint Exupéry que "lo esencial es invisible a los ojos", que "sólo se ve bien con el corazón" y que "la palabra es fuente de malentendidos". Es bien cierto, pero, en este caso hemos necesitado leer esas palabras con los ojos para llevarlas a nuestro corazón.
Por desgracia no utilizamos un idioma universal, mis palabras y las vuestras quedan limitadas al uso de unos pocos, aquellos que comparten un mismo idioma. Y, aunque es cierto que hay un mensaje que va más allá del idioma y de las frases, también es verdad que la palabra es la herramienta más útil y el arma más poderosa de la que disponemos.
Por ese motivo he decidido instalar un traductor en mi página, con la esperanza de comunicarme con más personas (a pesar de que tengo la certeza de que, en este caso, "la traducción online es fuente de malentendidos"). Comprobad por vosotros mismos... es un desastre, pero, al menos, os podéis hacer una idea, tal vez leer entre líneas o imaginar lo "esencial" lo que se ve con el corazón y lo que va más allá de las palabras.

lunes, enero 12, 2009

Cuestión de tamaño










Leo con asombro en Wikipedia que nuestro Sistema Solar, ese del que la tierra no es más que un diminuto elemento, pertenece a la Vía Láctea, que en ésta hay de 200.000 millones a 400.000 millones de estrellas, esto es de soles, y que nuestro Astro Rey no pasa de lacayo comparado con el resto de estrellas vecinas. También leo que la Vía Láctea es una de las más de 100.000 millones de galaxias que, hasta el momento, se conocen.
Para hacernos una idea (y no me hagáis mucho caso) tengo entendido que la Vía Láctea en comparación con el Universo observable tendría el tamaño de un garbanzo en comparación con Europa y, si aumentamos ese garbanzo al tamaño de Europa, nuestro sistema solar sería una lenteja.
Hablamos del Universo conocido por personas (imaginad la proporción de éstas), creo que es obvio que es sólo una pequeñísima parte de lo que hay allá afuera ¿Qué papel juega el ser humano en esta gran comedia de la vida? Ninguno o casi ninguno, evidentemente. Somos tan arrogantes que incluso creemos que podemos dañar al planeta Tierra, pero el lugar en el que vivimos existía muchos millones de años antes de que el hombre apareciera y seguirá existiendo, con más o menos árboles, con más o menos animales u oxígeno, con más o menos agua, cuando el hombre haya desaparecido.
Entonces ¿para qué cuidar de la Tierra? Es evidente, para nosotros y para nuestros hijos. Primero porque es nuestra obligación, la de cualquier animal, la Tierra es nuestra madre (es tan estúpido pensar que el hombre tiene más valor que el planeta). Somos un virus que se aprovecha de un cuerpo, pero mientras que el resto de los animales son ecologistas, el ser humano no. La única esperanza para algunos sería poder mudarse a otro cuerpo (planeta) antes de que nos manden un antibiótico.
Para mí, la esperanza está en una carta, la del Jefe indio Seattle al presidente de lo Estados Unidos Franklin Pierce en 1854 (buscadla en google), era una respuesta al intento de compra de tierras por parte del gobierno estadounidense. Para Seattle la idea de vender la tierra , las nubes, el viento, era absurda. La tierra no pertenece al hombre, sino el hombre a la tierra.

sábado, enero 10, 2009

Por qué estoy en contra de las corridas de toros


















Para alguien que haya nacido en España y más concrétamente en Andalucía, como es mi caso, no tiene nada de particular que se celebren corridas de toros . Dado que en mi casa existía cierta afición, durante años fui un asiduo seguidor de las transmisiones de ferias taurinas por televisión e incluso acudí a alguna plaza para verlas en directo. También defendía la necesidad de que esta tradición no desapareciera, mis argumentos eran:
a) Si yo tuviera que elegir entre ser toro de lidia o toro destinado al consumo preferiría ser el primero. El de lidia vive libre durante seis años corriendo, comiendo lo que le venga en gana y en compañía de vacas para satisfacer sus necesidades amorosas (tal vez también las de la vaca), mientras que el segundo vive en una cuadra de 2x2 metros durante un par de años, alimentado de hormonas y sin posibilidad alguna de libertad. Ambos morirán de un modo cruel, pero uno lo hará bastante más tarde y más feliz que el otro.
b) A pesar de la barbarie que es el espectáculo de sangre en la arena, uno (yo) no puede evitar sentir un escalofrío cuando ve un pase bien dado, al ver bajar la mano a Enrique Ponce, los lances de cartel con el capote de El Juli, la suerte de banderillas. La estética de la corrida, la danza entre hombre y animal (aquí no tengo en cuenta el trasfondo) o caballo-toro en el caso de una corrida de rejones, toca mi sensibilidad artística y eso es algo que yo no puedo elegir, lo llevo en la retina desde mi infancia.

Bien, estos argumentos y mil más que diera no cambian un aspecto fundamental. En una corrida de toros se mata a un animal por pura diversión y se le mata de una forma cruel y repugnante. Pensamos que la vida de un toro vale menos que la de una persona, ¿en qué se basa el ser humano para pensar que un animal se merece menos la vida que él? ¿se lo ha dicho "Dios"? ¿En qué aspecto es el hombre más beneficioso para el planeta que otros animales?

viernes, enero 09, 2009

Guerras santas




















Nos hemos acostumbrado a oír y a decir frases que contienen palabras incompatibles entre ellas y apenas si nos damos cuenta. Guerra santa, inteligencia militar, me viene también a la cabeza el nombre del partido que gobernó en México durante casi un siglo: Partido Revolucionario Institucional ¿Cómo se puede ser revolucionario e institucional al mismo tiempo?
Hay otro tipo de contradiciones a las que nos hemos acostumbrado. Se están celebrando aproximádamente 2009 años desde el nacimiento de un palestino universal al tiempo que Israel ataca Palestina, según dicen, para acabar con el terrorismo. Una gran parte de los seguidores de este palestino, los cristianos europeos y estadounidenses, aplauden este ataque, sin embargo los judíos de Israel consideran al palestino en cuestión un embaucador que incitaba a los judíos a apostatar y, por otro lado, los palestinos musulmanes le veneran como un destacado profeta.
Para mí todo esto carece de importancia, en unos meses o años todos estos grupos pueden tomar partido por uno u otro bando dependiendo de algún interés o simplemente porque sus líderes respectivos así lo consideren. Lo que SÍ tiene mucha importancia es la vida de una persona, cualquiera, esté donde esté. Cuando alguien quita una vida (me refiero también y especialmente a los gobiernos) y lo hace legítimo, está autorizando a cualquier otro a quitar vidas. Es símplemente venganza y la venganza no sirve absolutamente para nada, sólo crea más odio.
Una última contradicción, no entiendo que haya países que se enorgullezcan de su lucha contra el aborto o la violencia de género mientras que masacran vidas de mujeres y niños ya nacidos. La violencia que más me preocupa es la de número. Acabando con ésta se acaba con todas.

Un regalo
















(click en la imagen)


Recibí un E-mail con esta foto, lo mandaba mi hermana Maite coincidiendo con mi cumpleaños. Fue el mejor regalo. A pesar de que el poema se le atribuye a Pablo Neruda, su autor es Alfredo Cuervo Barrero, un escritor y periodista español y la versión que circula por la red (la de la foto) es sólo un extracto manipulado del poema original (que, por otro lado, pierde bastante encanto en su versión completa).

La memoria y el tiempo
















Me he dado cuenta (ahora más, desde que vivo en Suecia) de que evito recordar. No lo hago conscientemente, pero sé que evito repasar el pasado. La primera consecuencia es muy curiosa: el tiempo se desvanece, porque la vida se compone sólo de momentos vividos, de recuerdos. Si estos desaparecen, si los arrinconas, te parecerá que apenas si has disfrutado de algún momento de emoción, alegría o tristeza. Los años parecen minutos insulsos y sin sentido.


En su poema "Queda prohibido" Alfredo Cuervo (no es de Neruda) prohibe tener miedo a los recuerdos. Yo, por desgracia, he prohibido ese poema a mi corazón durante ya demasiado tiempo.